Imprimir

¿Como vivió su vocación cristiana?

A partir de su incorporación al Opus Dei intensificó su trato con Dios en la oración, en la mortificación, en la Santa Misa y Comunión diarias, en la Confesión semanal. Creció su devoción a la Santísima Virgen y se ejercitó en el rezo y contemplación diarios del Santo Rosario. Se aplicó al estudio y a la formación doctrinal-religiosa, e intensificó su apostolado buscando comunicar su alegría y su generosidad a muchísimas personas: trató de llegar a cada persona a través de la amistad personal. Llevó a la práctica la doctrina social de la Iglesia.