Imprimir

Síndrome maníaco-depresivo y dependencia del alcohol.

Deseo dejar constancia de un favor recibido por intercesión del Doctor Ernesto Cofiño Ubico, a quien tuve la oportunidad de conocer y tratar.
Soy una persona que llegó a tener serios problemas con beber alcohol, de tal manera que tuve que buscar ayuda profesional a través de un psiquiatra para poder dejar de tomar; el día 23 de octubre de 1995 asistí a mi primera sesión y el médico me indicó que lo que estaba padeciendo era un "síndrome maniaco-depresivo" que me inclinaba a tomar. Salí de la clínica con bastante confusión, cuando bajaba por el ascensor me acordé que durante este mes se conmemoraba la partida del Dr. Cofiño al Cielo y me empecé a encomendar a él para que me ayudara a dejar de tomar, inmediatamente sentí una gran paz y tranquilidad de tal forma que con solo bajar seis pisos mi planteamiento interior cambió.
Después de varios intentos al fin pude dejar de tomar, de tal manera que desde el 4 de julio de 1996 no he tomada absolutamente nada y me sigo encomendando al Dr. Cofiño para que me permita curarme totalmente de la depresión.

JDPV
Guatemala, febrero de 2000

Imprimir

Un severo daño hepático.

Quiero contarles la curación milagrosa de mi hija. Cuando mi niña tenía un año de edad, se puso enferma, comenzó con náusea. La llevamos a consulta con su pediatra. Al examinarla le encontró una masita, razón por la cual se le hizo un ultrasonido, y después una tomografía. El encargado del ultrasonido confirmó la presencia de una masita en un riñón.

Para comprobar el diagnóstico, consultamos con otros especialistas; fueron varios. También ellos, después de más exámenes y pruebas de ultrasonido, nos confirmaron que encontraban esa masita. Regresamos con el pediatra, que nos hizo los contactos para que recibieran a mi hija en el hospital, en Oncología Pediátrica.

 

Imprimir

Daño en los riñones y cataratas.

En el mes de Agosto 2005, fui internado de emergencia al Sanatorio Nuestra Señora del Pilar, por una colonoscopía con fisura del colon, en hemorragia, y bajo efectos de anestesia, fui trasladado de emergencia en ambulancia desde la clínica Gastro a 15 minutos de distancia. Operación larga de emergencia. Transfusiones de sangre (2.5 unidades). Perdí 10kg de peso. Padecía anteriormente de insuficiencia renal severa. Tuve ahora una diabetes insípida inexplicable, cambios en la presión. Por efecto de anestesia, me desconecté la sonda de orina y los tubos de alimentación y los sueros.
 
Imprimir

Hernia diafragmática.

En el mes de enero de 2004, cuando asistí a un chequeo con el Ginecólogo por mi quinto mes de embarazo, nos dio la noticia a mi esposo y a mí, que el bebé que esperábamos con tanta ilusión –hacía varios años que no podríamos tener bebés, después de dos niñas-, nacería con hernia diafragmática, que es la falta de tejido que separa el corazón y los pulmones del estómago y los intestinos.
 
Imprimir

La salvó de que se ahogara.

El fin de semana del 20 y 21 de mayo de 2006 habíamos sido invitados a una casa en el Puerto, de San José, Escuintla, Guatemala. Éramos 3 matrimonios con 9 niños; 5 de ellos nuestros. Habíamos tenido anteriormente una mala experiencia, por lo que nos mantuvimos todo el fin de semana pendientes de todos los niños mientras nadaban y también cuando jugaban alrededor de la piscina. Los más pequeños siempre tenían con bracitos salvavidas, y aunque los grandes saben nadar, estuvimos "contando 9 cabezas".
 
Imprimir

Lo salvó de una encefalopatía por envenenamiento.

Un joven de 27 años de edad ingirió un vaso de Coca Cola mezclada con líquido de frenos Ethylen Glicol. Inmediatamente fue llevado al Centro Médico Militar por notar que no podía orinar y dolor de piernas y pies. Es ingresado con un diagnóstico de insuficiencia renal aguda. Ya ingresado presenta insuficiencia respiratoria aguda y deterioro de su estado neurológico. Estando en la unidad de cuidados críticos para adultos, su estado general, a pesar del tratamiento que recibe, se deteriora aún más.