Imprimir

Trámites urgentes

En el ejercicio de mi trabajo profesional solicité que ingresaran al Ministerio de Relaciones Exteriores dos documentos urgentes para que autenticaran dos firmas. Sin embargo por equivocación de la persona que los presentó, ambos documentos fueron unificados y por lo tanto no se autenticó una de las firmas. Cuando la persona encargada me entregó los documentos y percibí el error cometido, me decidí a ir a dicho Ministerio para solicitar que me autenticaran la forma que faltaba y que por la urgencia del trámite me lo entregaran en ese mismo día. Sabía que  solicitar eso era muy difícil ya que el procedimiento normal es que deben transcurrir 48 horas desde que se ingresa el documento y lo devuelven. Empecé a encomendar al Dr. cofiño que por favor me ayudara. Al presentarme a la ventanilla, la persona que la atendía se mostró reacia, sin embargo me dijo que iba consultarlo con su jefe. A los pocos minutos salió esa persona con su jefe –quien para mi sorpresa era familiar de un pariente mío- con el documento ya firmado, y amablemente me lo entregó.
 

Ahora tenía otra dificultad: debía pegar un timbre fiscal en el documento, en ese momento no llevaba el timbre y tampoco dinero para comprar uno, pues me había ido caminando desde mi oficina hasta esa dependencia estatal y no tenía mi bolso. Así que salí de allí, dispuesta a ir a mi oficina por el timbre –aunque me parecía una gran pérdida de tiempo, por eso volví a pedir ayuda al Doctor-. Nada más salir, me encontré con una amiga mía y le pedí que me presentara dinero para comprar el timbre, ella a su vez me contó que tenía una gran urgencia porque le firmaran un documento. Compramos el timbre, entramos para que le pusieran el sello, y pedí hablar de nuevo con el jefe. Al salir a la ventanilla, resulta que era amigo de mi amiga y por supuesto que accedió a firmar el documento en ese mismo momento. Mi amiga me comentó que ella había hecho una oración para que su trámite saliera rápido, así que aproveché para contarle del Dr. Cofiño, quien nos había hecho el favor a ambas.

B. P. R., Guatemala