Imprimir

Una pronta curación de alergia, San Salvador, El Salvador.

Adolecía de una alergia que me calentaba la piel y me mantenía una prolongada diarrea. Tanto tiempo había pasado en cama, que mi espalda se había engarrotado y casi cualquier posición me resultaba incómoda. Aunque los medicamentos que tomaba disminuían las molestias, ya llevaba dos días en un estado de dolencia prácticamente insoportable.
He rezado varias veces la estampa del Dr. Cofiño, pero no la sé de memoria. Dado que en esos instantes no la tenía a mano, imaginé la fotografía y pedí que por su intercesión lograra una pronta curación. Eran las seis de la tarde de un día martes. A pesar del fuerte dolor de espalda, pude conciliar el sueño seis horas después.
La mañana del miércoles desperté y descubrí que había dormido profundamente casi siete horas. No sentía dolores ni ninguna otra molestia. Agradezco este favor a la intercesión del Dr. Cofiño.

L J F
San Salvador, El Salvador, octubre de 2004.

Imprimir

Cáncer de próstata, San Salvador.

Mi padre sufre de un cáncer de próstata desde hace cinco años. El día 8 de abril adquirió una infección intestinal (debido a que estaba inmunodeprimido). Estábamos en Misa cuando se desvaneció, luego le entró una fuerte fiebre y comenzó a respirar muy rápidamente, corrimos al hospital para que lo trataran. Después que los médicos lo examinaron nos tranquilizamos bastante, ya que su pronóstico fue muy alentador y pensamos que saldría del hospital en tres días.

El domingo 9 de abril, el doctor nos manifestó que tenía una cuenta de 600 glóbulos blancos (lo normal es entre 5 mil y 10 mil) y una infección intestinal bastante seria; ese día la fiebre tampoco cedió, por la noche continuó con fiebre y por la madrugada con una presión sanguínea que bajaba y subía, razón por la cual entró en la mañana del lunes 10 de abril en una insuficiencia renal aguda y el día 11 de abril le diagnosticaron una neumonía nosocomial.

El mismo sábado 8 de abril, comenzamos a pedirle al Dr. Ernesto Cofiño que intercediera ante Nuestro Señor por la salud de mi papá, el día 11 de abril ya había superado la insuficiencia renal, los glóbulos blancos habían subido y la fiebre desapareció el día jueves 13 de abril (jueves Santo). El lunes de Pascua nos confirmaron que la Neumonía estaba controlada y le dieron de alta el día jueves de esa misma semana. El viernes 5 de mayo le fracturaron un examen de perfusión miocárdica, el cual no reveló nada diferente a lo revelado por un ecocardiograma tomado hace un año.

Mi padre se recupera de esta crisis y le estamos encomendando a Nuestro Señor, por medio del Dr. Ernesto Cofiño, la curación del cáncer de mi papá.

M P

San Salvador 10 de mayo de 2006.